Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET)

Únete a Nosotros - Adhesiones!

La RIET ha realizado 7 encuentros en diferentes países y ya somos más de 800 miembros en todo el mundo. ¡Únete a nosotros!

Decí por Dios…

•”Decí por Dios qué me has dao, que estoy tan cambiao,
no sé más quién soy…”

aldarulls

A los puertos del Río de la Plata, en las primeras décadas del siglo XX llegaba hombres de todo tipo, emigrantes (como mi abuelo), en busca de paz, trabajo y un futuro de prosperidad para sus familias. No todos encontraban con facilidad su lugar en el mundo y con el tiempo algunos se convertían en “malevos”, pendencieros, provocadores, o en el mejor de los casos, convertidos en figuras de tangos y sainetes.

Gentes de mal vivir los hubo y los habrá, desde Calígula hasta los desalmados de hoy, sin padre, ni madre ni perro que les ladre, que detrás de una máscara destrozan lo que encuentran a su paso. Sin duda el “sistema sociopolítico” que tenemos hace aguas por todos lados, pero el camino de la violencia no es el más indicado para cambiarlo.
Sano es intentar ver más allá del suceso, de la noticia puntual, quiénes están detrás, cuáles son los fines que persiguen. ¿Hay una corriente global de reacción antisistema?, Hong Kong, Ecuador, Chile, Cataluña, etc., son casos aislados, o hay vasos comunicantes entre ellos.

Como en Mayo de 68, grafitis y proclamas para todos los gustos. Estos días en Barcelona, una que me duele más que otras: “Nos habéis enseñado que ser pacífico no sirve de nada”. Me hubiera gustado preguntárselo a Mandela, Gandhi, Luther King y tantos otros pacifistas cuyo legado no debería caer en saco roto. La realidad nos interpela a todos, en especial a padres y educadores de mi generación. Algo no habremos hecho bien, para que la juventud nos haga este reclamo.

• No me has dejado ni el pucho en la oreja, de aquel pasao malevo y feroz,
• ya no me falta pa completar, más que ir a misa e hincarme a rezar.

¿A misa?…¿a rezar?, ¿a qué Iglesia?, ¿a la que lucha por la justicia, o a la que roba a los pobres para dárselo a los ricos?. Por algo el Papa Francisco se tapa los ojos, ojos que no ven…
¿Dónde están las reservas de fe y esperanza?….para el problema catalán, en su misma historia, en sus antiguas y valiosas tradiciones, como los castells, a los que hago referencia en mi libro “El Triciclo de Djaiv”. Allí destaco el espíritu de ese juego-deporte que practicamos de niños, basado en valores como el trabajo y el esfuerzo en comunidad, convertido hoy en Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Un pueblo que nos ha dado obras de arte universales como las construcciones de Gaudí o las canciones de Serrat, no puede ni debe dejarse arrastrar por la “corriente de la sin-razón”. Todos tenemos el compromiso de trabajar por el consenso y la concordia…para políticos y gobernantes, con más razón…“deber y obligación”. Si no sirven, cambio y fuera. Ay!!…si bastasen un par de elecciones… para hacer bien las cosas.


• “……ya ves, el día no amanece, Polaco Goyeneche cantame un tango más”…
• “Decí por Dios qué me has dao, que estoy tan cambiao, no sé más quién soy, el malevaje extrañao me mira sin comprender…”


El miembro de la RIET Jaime Correa Deulofeu es un escritor patagónico afincado en Vigo (Galicia)

Por quién doblan las campanas

ateneo falangeDoblan las campanas de la absurdez con atronador sonido en estos tiempos de comicios electorales, procesos catalanes inconclusos y fascismos trasnochados de barbas conquistadoras.

Doblan las campanas y el ruido de la incapacidad y la ceguera parece tomar forma en quienes no asisten a vislumbrar la compleja realidad de un mundo en cambio, de un tiempo en los que el sistema de bienestar y las democracias occidentales tendrán que orientar su estructura frente a los retos que tenemos por delante, esos que tienen apellidos de encaje tetraédrico: generación de empleo, reforma del sistema social y de pensiones , reforma del Estado de las autonomías o construcción de tejido productivo en un marco de competitividad global ,son sólo algunos de esos apellidos definitorios sobre los que algunos nobles librepensadores patrios quieren poner su Vox, esa receta sencilla formulada con una pizca de nacionalismo, otra de bandera roja y gualda y un aderezo en forma de identificación del enemigo progre, rojo, inmigrante, homosexual o feminazi.

No por menos ¿acaso no es más importante la familia, la fe y la bandera que cualquier otro pensamiento el que sirve hoy con claridad para responder a los retos del desempleo, la crisis global climática, la cuarta revolución industrial o la construcción del nuevo encaje de la sociedad del bienestar y territorial que nuestro país tiene por delante? . Y si acaso no fuera necesario, tampoco importa, recetas sencillas parecen elucubrarse en la mente de los verdolagas de Vox para la mejora de la economía nacional y el progreso de nuestro país : Bajada de impuestos a la pobre gente trabajadora y empresas, a las empresas, reducción de IVA, supresión de impuestos de sucesiones, patrimoniales y plusvalías nacionales son sólo algunas de las ideas maravillosas de Abascal y su corte aduladora que se complementan con otras maravillosas creaciones en su receta de 100 medias para España como las del fomento de la reindustrialización de España, el apoyo a los desempleados , a los autónomos o la exoneración de las cargas sociales para la contratación de jóvenes menores de 24 horas.

Y vuelven a redoblar las campanas, esas que no enmudecen ante semejantes propuestas sin estructura alguna que no vienen a explicar ni el cómo se pagaran los servicios públicos ante tamaña bajada de recaudación ni como podrá dar respuesta ante las necesidades de los débiles un estado que será famélico o ni tan siquiera de qué forma se podrá hacer frente a la mejora y mantenimiento del sistema de salud, de educación o de transporte público sin recursos. Tal vez, estas cuestiones poco importen en la algarada de la ultraderecha de Vox , esa que como antaño hicieron los fascismos europeos quiere hoy en España dar respuestas sencillas a problemas complejos.

El caldo de cultivo parece que está servido así para el aquelarre patrio de Abascal y De Los Monteros encuentre en estas elecciones del 10 de Noviembre eco en forma de votos, esos que estarán respaldados en ese cóctel de tensión social en forma de conflicto territorial entre nacionalismos y de empobrecimiento de la clase obrera, hoy cifrado en los más de trece millones de personas que viven en nuestro país por debajo del umbral de la pobreza.

Víctimas estas con necesidad en muchos casos ante la desesperanza y el hartazgo a su realidad, de buscar a sus enemigos y a sus salvadores, los primeros identificados por Vox en el ámbito del progresismo, de la inmigración, de la homosexualidad o del feminismo, los segundos ellos mismos. No por menos, ¿por qué buscar más lejos si el iluminado salvador de la patria es uno mismo?

En definitiva, hoy las campanas de nuestro país parecen redoblar por la muerte de un sistema de bienestar, de una democracia que en la confianza de la lejanía al pasado fue incapaz de ver como el fascismo, el totalitarismo, la sinrazón y la radicalidad tomaban forma , esa que hoy ya se presenta con canciones falangistas en espacios de pensamiento libre, plural e igual como el Ateneo de Madrid, hoy mancillado por la vergüenza de las camisas azules y el yugo de la falange española.

El miembro de la RIET Josu Gómez Barrutia es consultor, emprendedor, experto en liderazgo , emprendimiento e Innovación y desarrolla su actividad en los ámbitos formativos, políticos y de la comunicación.

La imagen que acompaña este texto es la de un acto de la Falange española celebrado el pasado 26 de octubre en el Ateneo de Madrid, en el que se ensalzó el fascismo.
En 1939, tras la Guerra Civil, la Falange convirtió el Ateneo de Madrid en la Delegación Provincial de Educación Nacional, un escaparate de la dictadura de Franco.

La felicidad

escalera

¿Qué es la vida? La de las personas, la soledad de ser los únicos seres vivos que sabemos que moriremos. Pero, justamente por eso, también somos dueños de nuestro tiempo, los únicos que podemos gestionarlo. El cómo lo gestionemos ya depende de cómo nos veamos a nosotros mismos, de nuestra fortaleza o nuestra debilidad, de nuestros complejos y de nuestros miedos o de nuestras alegrías.

A veces vivimos tanto que nos olvidamos de ser felices, que conviene recordar siempre que es la finalidad de todos los seres humanos. Vivimos en la perpetua contradicción de una realidad cada vez más escurridiza, unos recursos cada vez más precarios y la obligación de mostrarnos siempre jóvenes, activos, con sonrisas tan falsas como las de muchos candidatos a la presidencia del Gobierno.

La información, que debería guiarnos por esta selva, se ha convertido en una herramienta inútil por excesiva. Cada día recibimos un bombardeo de datos inasumible y, por si fuera poco, en una mezcla de lo verdadero con lo falso, lo importante con lo irrelevante, lo urgente con lo frívolo y, entre medio, que no falten los gatitos.

Ante este panorama, es fácil sentir ansiedad, angustia, miedo o estrés y nos hacen falta herramientas para domar estas sensaciones y recordarnos que la felicidad es nuestro fin último.
En este contexto, estoy muy feliz de la alianza que Mare Terra Fundació Mediterrània ha sellado con la delegación de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC) para difundir estas herramientas de salud mental y emocional que tanto nos hacen falta para vivir con más paz.

Tarragona tiene, además, otro foco de malestar personal en el que pensamos poco hasta que lo vemos en todo su esplendor. O mejor dicho, resplendor, el del cielo rojo o naranja por escapes o por incendios. Muchas personas, tras estos accidentes, me han contado que ahora sienten miedo o que están de los nervios por si pasa algún accidente grave. También aquí el COPC puede ayudarnos, y mucho, a convivir con nuestro paisaje industrial con respeto, pero sin miedo.

Así, me ilusiona muchísimo esta colaboración con el COPC porque está llena de posibilidades positivas para todos. Una de las primeras propuestas que tenemos en mente es la de ofrecer formación en nuestras instalaciones, en grupos reducidos, para saber identificar qué nos produce malestar personal y poder así abordarlo.

Es una satisfacción constatar que el COPC, en este sentido, es un colegio modélico por su actitud proactiva y abierta a la sociedad. Los profesionales de la psicología no se quedan quietos esperando, sino que salen a la calle a cumplir su cometido: recordarnos que debemos ser felices y ayudarnos a ello.

Ángel Juárez Almendros
Presidente
Mare Terra Fundació Mediterrània
Coordinadora d’Entitats de Tarragona
Red de Escritores por la Tierra

Crepúsculo

cloud-143152_960_720
Un mar de pensamientos arrasada mis espacios,
sumida ante la duda el crepúsculo asoma
y laten soledades, palpitan se retuercen
llevando en su caída retazos de ilusiones.

 

Coloco una mordaza para frenar mi grito
y me pinto una mascara que dibuja sonrisas.
Arriba la tormenta destruye nuestros sueños
y no encuentro la forma para para inyectarle vida.
Borraste de esta historia los momentos vividos,
¡ te encuentras tan distante y las días son largos!.
Los relojes detienen tu memoria y la mía.
El verano me vista con con un gris de cansancio.
Tu rostro en mi memoria, el sol hecho pedazos,
imagenes que danzan, burlonas y sonrientes.
Lentamente preparo algo de mi equipaje
y me marcho en silencio entregada a mi suerte.

 

La poetisa y miembro de la RIET Lydia Raquel Pistagnesi ha publicado este poema en su página web.

Para mi madre

madre
Resonaban los silencios en la estancia
la cortina parecía una bandera blanca
mientras miraba tus manos delgadas
correr por el teclado como mariposas
te sentías dichosa, volabas madre.
De aquel vago recuerdo olvidé la música
pero recuerdo tu expresión embelezada.
Para ti pasar tardes así, era la vida misma.
A veces algo distraía mi mirada
a mi edad la magia estaba en tantas
cosas, una hoja se desprende de un
árbol y en ese preciso instante de
uno de los balcones se posa un gorrión.
Miraba pasar las nubes y de mis
piernas delgadas se caían los calcetines
mis cabellos dorados se desordenaban
tratando de subir mis calcetines rebeldes.
Acaso urgida por vital salud de niña,
me olvidé de las muñecas y los ositos
de peluche y ahora asisto a un pulso
encadenado y frágil aquel que de tu mano
Madre volando sobre las teclas asombraste
Mi tímida niñez y las nanas que me aletargaron
Cuando las baldosas frescas del verano
Me regalaron siestas con música de fondo.
Siempre rogaba en mi interior: Por favor
que sea Malher, que sea tan sólo el y has
Diosito que sea el adagetto y las cortinas
Se mecían en dulce onduladura y las ondas
Blancas y perfumadas de lavanda, mecían
Mis sueño inocente y tú madre adorada
no pudiste  adivinar que tu niña un día
partiría para nunca retornar.
Que sea Malher por favor, que sea Malher