Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET)

Únete a Nosotros - Adhesiones!

General


La RIET ha realizado 7 encuentros en diferentes países y ya somos más de 800 miembros en todo el mundo. ¡Únete a nosotros!

XXV Premis Ones Mediterrània, ¡¡¡¡25 años de emociones!!!’

El vídeo inaugural de los XXV Premis Ones Mediterrània resume el espíritu del evento

Ángel Juárez: “No tenemos miedo de la utopía ni a reclamar lo que ahora parece imposible

Mare Terra Fundació Mediterrània celebró el 7 de junio los XXV Premis Ones Mediterrània en el Teatro Metropol de Tarragona, en el que se hizo acto de entrega de once galardones en un teatro lleno hasta la bandera, con la asistencia de más de 40 autoridades. Este es el discurso leído por el periodista Adrià Muñoz en nombre del presidente de la Fundació, Àngel Juárez.

Bona nit, amigas y amigos. Os doy la bienvenida a mi casa, que es la vuestra, en esta nueva edición de los Premis Ones Mediterrània…que ya es la número 25. Se dice pronto y es verdad que ha pasado en un suspiro, pero 25 años son una cifra de aquellas cargadas de simbolismo. Dicho de otro modo: hoy cumplen todo un cuarto de siglo .
Sí que ha habido muchos cambios desde que empezamos. Por aquel entonces, por ejemplo, no peinaba canas, pero créanme: sigo igual de inconformista que entonces. Es, justamente, el inconformismo lo que inspiró estos premios y siguen siendo lo que los alimenta.
No tenemos miedo a la utopía ni a reclamar lo que ahora parece imposible. Ya dicen que para recorrer a pie un camino de mil kilómetros, lo más difícil y lo más importante de todo es dar el primer paso. Este gesto ya lo dimos y, poquito a poquito, seguimos avanzado en la reivindicación de una sociedad más justa y solidaria, radicalmente a favor de los derechos humanos y también que cuide y proteja nuestro medio ambiente, cada vez más frágil por culpa de nosotros mismos.
Pedimos y seguiremos pidiendo un Tribunal Internacional de los Derechos Humanos y el Medio Ambiente y lo reivindicamos una vez más desde este teatro, obra del modernista Jujol, discípulo del genial Antoni Gaudí Josep y desde esta ciudad, que como saben es Patrimonio de la Humanidad.
Porque .. .qué mayor patrimonio que reivindicar, defender y proteger los valores que nos hacen realmente humanos y no cerrar los ojos ante infancia esclavizada, trabajadores cada vez más pobres y más precarios; muertes en el Mediterráneo y cada vez más desigualdades.
Esto no va de izquierdas ni derechas, ni ricos ni pobres, ni de colores políticos. Va, sencillamente, de personas que han ganado a pulso ese título que nos separa de los animales.
Esta noche es una fiesta para todos ellos y para recordarnos a nosotros mismos que siempre podemos ser mejores, que jamás debemos renunciar a nuestros sueños ni rendirnos a la mediocridad. Esta gala del cuarto de siglo es para aportar calidez a esas personas valientes, inconformistas y solidarias que se niegan a ensuciar su mirada. Es para premiar su labor, muchas veces callada y que sientan que no están solos en la lucha que desempeñan.
FOTO FAMILIA
Este es el pequeño granito de arena que aporta Mediterrània, la fundación que tengo el honor de presidir y que os pedimos a todos, amigos y amigas, que también aportéis.
Permitidme saludar al Padre Patera, que ayuda desinteresadamente a quien le pide auxilio sin mirar quien es; a Bosco Centeno, que asiste en representación del ex ministro de Cultura de Nicaragua, Ernesto Cardenal o a Luis Gonzalo Segura, denunciante incansable de la corrupción.
Permitidme también saludar a los premiados, especialmente, a Irene Villa, por demostrar una vez más su fuerza de voluntad. Irene ha pasado por varias operaciones hace muy poquito, pero no ha querido perderse esta noche tan especial.
Buenas noches también a la periodista mexicana Lydia Cacho, que ha viajado desde su país para recibir este premio que le entregaremos hoy, el reconocimiento Mediterráneo-Atlántico por su coraje y valentía a la hora de denunciar tramas corruptas pese a quien pese.
Tenemos a otra periodista valiente, Raquel Ejerique, del diario.es, a la que tampoco le tiembla el pulso a la hora de investigar y publicar historias que algunos quisieran que jamás salieran a la luz.
¿Sabéis? Estos Premis Ones están llenos de mujeres porque también es nuestro modo de decirle al mundo que ya está bien de que sean invisibles y de tanto machismo. Es otro paso más en este camino de mil kilómetros.
Es un honor saludar también a Mayte Parejo y a Victoria Bernabeu, dos abogadas de The Guernica Group que luchan contra atrocidades inhumanas como las torturas masivas de Siria o la matanza de jesuitas en El Salvador. Este despacho internacional también procura prevenir futuras vulneraciones mediante reformas institucionales.
Otra mujer con mucho coraje es la veterinaria, ganadera, poeta y feminista María Sánchez, una persona que vive con los pies y el corazón en la tierra y que demuestra en su día a día que el campo también es un mundo femenino.
Buenas noches también a María José Parejo y a los amigos del Bosque Habitado; a la alcaldesa de Cambrils, Camí Mendoza y a los amigos mexicanos de Verde Balam, especialmente Víctor Aguilar, con quien mantengo una fuerte amistad desde hace años.
Un saludo también a los premiados de la Unidad Agrícola de BASF, por aplicar la innovación y la ciencia a favor de una agricultura más sostenible y un abrazo fuerte a los amigos de Tarraco Viva, que año tras año nos devuelven un poco del antiguo esplendor romano de esta ciudad.
Lo decíamos al empezar, sed bienvenidos a esta gala de nuestros 25 años y felicidades a todos.
Permitidme que acabe estas palabras de bienvenida a esta gala con un poema mío. Es, de hecho, el espíritu de estos premios que espero que disfrutéis:

“Cuando se legaliza la injusticia,
la resistencia es un deber
y denunciarla una obligación”
Larga vida a los Premis Ones Mediterrània ¡!!!!!!

El Dios Caníbal

galaxy-2357504_960_720

En una ocasión, Bayer, orgulloso dios de las tierras de Renania, quiso culminar una fastuosa sala de banquetes construyendo un techo con la madera de un árbol sagrado. Pretendía talar el árbol donde, desde muchos años antes, se reunían las gentes de las aldeas para adorar a la diosa Deméter, la madre Tierra. Cuando lo supieron las dríadas, pequeños seres femeninos que habitaban el árbol, corrieron a solicitar el auxilio de su diosa.

Inicialmente la generosidad de Deméter optó por disuadir a Bayer con buenas palabras y finas maneras pero la respuesta del dios, con el hacha en la mano, era hacer con ella lo mismo que con el árbol. Fue entonces cuando Deméter ordenó a Némesis, la Venganza y a Limos, el Hambre, que vengaran este ultraje. De esta petición nació un monstruo que, cual engendro de tenia, penetró en las entrañas de Bayer de tal forma que desde entonces nada saciaría sus ganas de comer y cuanto más engullera más crecería su hambre.

Preso de un hambre infinita, Bayer mandó unificar todos los campos de sus dominios en un gran monocultivo que produjera su comer. Al demostrarse esto insuficiente, mandó talar, no sólo el árbol sagrado, sino todos los bosques para ampliar sus zonas de cultivos. Pero como la maldición predijo, cuanto más comía, más hambre sentía y a su alrededor, el hambre verdadera, el hambre por no tener nada que llevarse a la boca, hizo presencia entre las gentes del lugar, aunque poco le importó. La fertilidad del suelo, castigado por un tratamiento tan exigente, también disminuía peligrosamente a lo que Bayer respondió con la elaboración de unas pócimas que por un tiempo disimularon el agotamiento. Pero siempre tenía más y más hambre y de nada le sirvió ampliar sus dominios acaparando tierra de otras demarcaciones. El apetito no dejaba de crecer. De hecho, preso de la desesperación de tan enorme hambre, Bayer se comió a su hermano, el dios Monsanto que por alguna extraña razón parecía sufrir una maldición similar.

Bayer, insaciable, terminó comiéndose a sí mismo, poniendo fin así a nuestros tormentos.

Texto de Gustavo Duch publicado en el blog del autor y en Cosechas

Rompamos el tabú del suicidio

suicidiok
En qué mundo vivimos, que muchos jóvenes prefieren quitarse la vida a vivirla? ¿Qué hacemos tan mal como sociedad para enfermar mortalmente una época vital de rebeldía, de ser indomable casi por obligación, de beber la vida a tragos largos y comerse el mundo a bocados? Son cifras de la vergüenza: el suicidio es la primera causa de muerte entre los jóvenes, incluso por encima de los accidentes. Cifra que podría ser mayor porque, según algunos estudios, un 5% de los siniestros viarios son suicidios encubiertos.

El fenómeno es en toda Europa y especialmente sangrante en los países nórdicos, paradigma de sociedades y democracias avanzadas. Qué contraste con los jóvenes que se dejan la carne y la sangre en muros con alambres de espinos para alcanzar este mal llamado primer mundo nuestro. Qué terriblemente mal lo hacemos para que jóvenes que no tienen nada y valoren la vida por encima de todo y jóvenes que lo tienen todo pierdan las ganas de vivir.

Lo tienen todo…o no. También viven con la amenaza de la precariedad, las altas tasas de paro, la frustración de ser la generación más preparada de la historia que no puede emanciparse, de ver solo callejones sin salida a lo que debería ser un mundo por explorar. Sin embargo, por duro que sea, es insultante compararlo con esas personas que se juegan la vida cruzando el mar a bordo de barquitos casi de papel.

Es nuestro deber devolver las ganas de vivir a esas personas que las han perdido, han renunciado o se las han arrebatado por lo que sea. Debemos hacer una reflexión urgente, seria y en profundidad sobre en qué monstruo estamos convirtiendo nuestro mundo y por qué no podemos hablar de esta lacra social.

Unos años atrás, nadie hablaba de cáncer. Era un tabú escondido bajo “una larga enfermedad” que ya se está rompiendo. Rompamos también con el tabú del suicidio y abordemos el problema de forma clara para ponerle remedio antes de que sea demasiado tarde.

Ángel Juárez Almendros es presidente de Mare Terra Fundació Mediterrània, de la Coordinadora d’Entitats de Tarragona y de la Red de Escritores por la Tierra