Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET)

Únete a Nosotros - Adhesiones!

General


La RIET ha realizado 7 encuentros en diferentes países y ya somos más de 800 miembros en todo el mundo. ¡Únete a nosotros!

La felicidad

escalera

¿Qué es la vida? La de las personas, la soledad de ser los únicos seres vivos que sabemos que moriremos. Pero, justamente por eso, también somos dueños de nuestro tiempo, los únicos que podemos gestionarlo. El cómo lo gestionemos ya depende de cómo nos veamos a nosotros mismos, de nuestra fortaleza o nuestra debilidad, de nuestros complejos y de nuestros miedos o de nuestras alegrías.

A veces vivimos tanto que nos olvidamos de ser felices, que conviene recordar siempre que es la finalidad de todos los seres humanos. Vivimos en la perpetua contradicción de una realidad cada vez más escurridiza, unos recursos cada vez más precarios y la obligación de mostrarnos siempre jóvenes, activos, con sonrisas tan falsas como las de muchos candidatos a la presidencia del Gobierno.

La información, que debería guiarnos por esta selva, se ha convertido en una herramienta inútil por excesiva. Cada día recibimos un bombardeo de datos inasumible y, por si fuera poco, en una mezcla de lo verdadero con lo falso, lo importante con lo irrelevante, lo urgente con lo frívolo y, entre medio, que no falten los gatitos.

Ante este panorama, es fácil sentir ansiedad, angustia, miedo o estrés y nos hacen falta herramientas para domar estas sensaciones y recordarnos que la felicidad es nuestro fin último.
En este contexto, estoy muy feliz de la alianza que Mare Terra Fundació Mediterrània ha sellado con la delegación de Tarragona del Col·legi Oficial de Psicologia de Catalunya (COPC) para difundir estas herramientas de salud mental y emocional que tanto nos hacen falta para vivir con más paz.

Tarragona tiene, además, otro foco de malestar personal en el que pensamos poco hasta que lo vemos en todo su esplendor. O mejor dicho, resplendor, el del cielo rojo o naranja por escapes o por incendios. Muchas personas, tras estos accidentes, me han contado que ahora sienten miedo o que están de los nervios por si pasa algún accidente grave. También aquí el COPC puede ayudarnos, y mucho, a convivir con nuestro paisaje industrial con respeto, pero sin miedo.

Así, me ilusiona muchísimo esta colaboración con el COPC porque está llena de posibilidades positivas para todos. Una de las primeras propuestas que tenemos en mente es la de ofrecer formación en nuestras instalaciones, en grupos reducidos, para saber identificar qué nos produce malestar personal y poder así abordarlo.

Es una satisfacción constatar que el COPC, en este sentido, es un colegio modélico por su actitud proactiva y abierta a la sociedad. Los profesionales de la psicología no se quedan quietos esperando, sino que salen a la calle a cumplir su cometido: recordarnos que debemos ser felices y ayudarnos a ello.

Ángel Juárez Almendros
Presidente
Mare Terra Fundació Mediterrània
Coordinadora d’Entitats de Tarragona
Red de Escritores por la Tierra

Crepúsculo

cloud-143152_960_720
Un mar de pensamientos arrasada mis espacios,
sumida ante la duda el crepúsculo asoma
y laten soledades, palpitan se retuercen
llevando en su caída retazos de ilusiones.

 

Coloco una mordaza para frenar mi grito
y me pinto una mascara que dibuja sonrisas.
Arriba la tormenta destruye nuestros sueños
y no encuentro la forma para para inyectarle vida.
Borraste de esta historia los momentos vividos,
¡ te encuentras tan distante y las días son largos!.
Los relojes detienen tu memoria y la mía.
El verano me vista con con un gris de cansancio.
Tu rostro en mi memoria, el sol hecho pedazos,
imagenes que danzan, burlonas y sonrientes.
Lentamente preparo algo de mi equipaje
y me marcho en silencio entregada a mi suerte.

 

La poetisa y miembro de la RIET Lydia Raquel Pistagnesi ha publicado este poema en su página web.

Para mi madre

madre
Resonaban los silencios en la estancia
la cortina parecía una bandera blanca
mientras miraba tus manos delgadas
correr por el teclado como mariposas
te sentías dichosa, volabas madre.
De aquel vago recuerdo olvidé la música
pero recuerdo tu expresión embelezada.
Para ti pasar tardes así, era la vida misma.
A veces algo distraía mi mirada
a mi edad la magia estaba en tantas
cosas, una hoja se desprende de un
árbol y en ese preciso instante de
uno de los balcones se posa un gorrión.
Miraba pasar las nubes y de mis
piernas delgadas se caían los calcetines
mis cabellos dorados se desordenaban
tratando de subir mis calcetines rebeldes.
Acaso urgida por vital salud de niña,
me olvidé de las muñecas y los ositos
de peluche y ahora asisto a un pulso
encadenado y frágil aquel que de tu mano
Madre volando sobre las teclas asombraste
Mi tímida niñez y las nanas que me aletargaron
Cuando las baldosas frescas del verano
Me regalaron siestas con música de fondo.
Siempre rogaba en mi interior: Por favor
que sea Malher, que sea tan sólo el y has
Diosito que sea el adagetto y las cortinas
Se mecían en dulce onduladura y las ondas
Blancas y perfumadas de lavanda, mecían
Mis sueño inocente y tú madre adorada
no pudiste  adivinar que tu niña un día
partiría para nunca retornar.
Que sea Malher por favor, que sea Malher

De manifiestos

brujulaNos dice el diccionario que un manifiesto significa – abro comillas-un “escrito en que se hace pública declaración de doctrinas, propósitos o programas”. Subrayo “propósitos” porque manifiesto también puede significar una “exposición del Santísimo Sacramento a la adoración de los fieles” y algunos pueden pensar, por tanto, que los manifiestos van a misa.
Dejemos el diccionario, el academicismo, los tecnicismos y el ponernos estupendos. Para mí, un manifiesto es una declaración consensuada de un colectivo, no de una persona. Yo, como Ángel, puedo opinar sobre todo y ser más o menos rotundo y claro. Eso sería una declaración. Pero si en vez de Ángel, opina un colectivo con varias personas y sensibilidades, es de cajón que deberán consensuar lo que dicen. Y si en vez de varias personas, son más de un centenar de organismos, pues todavía es más de cajón que debe englobar todas las sensibilidades y reflejar la diversidad de esa comunidad. Pero como todo en este mundo, para gustos, colores y por mucho consenso que haya, también habrá críticas y quejas. Qué le vamos a hacer, así es la vida.
La junta directiva de la CET ha aprobado un manifiesto sobre los hechos que suceden en Catalunya en estos últimos tiempos porque creemos que la sociedad civil tiene que mojarse. Creemos que la ciudadanía no es un ser pasivo que debe conformarse con ser un invitado de piedra, el saco de todos los golpes o la cartera que acaba pagando la fiesta de algunos.
Para aprobar ese manifiesto, párrafo por párrafo, ya se tuvo en cuenta la diversidad que representamos e intentamos buscar los puntos de acuerdo: a nadie, pensamos firmemente, le gustan los daño; el diálogo es una salida mejor que la violencia y todos queremos una sociedad más justa, más próspera, más equilibrada y más concienciada. Vaya, supongo.
No me ha sorprendido que el manifiesto, titulado “La CET hace un llamamiento a desescalar la tensión” haya suscitado muchísimas reacciones. Es un tema tan candente que muchos temen posicionarse, se autocensuran para no agitar ningún avispero.
Debo decir, como Ángel, que agradezco que la mayoría hayan sido positivas. Al fin y al cabo, reclamamos cordura y altura de miras para reconducir una situación a la que nunca debería haberse llegado y eso, no es difícil de compartir. A los que no les ha gustado, pues también están en su derecho, pero me gustaría, humildemente lo digo, que propusieran algo como ha hecho la Coordinadora que presido. Los manifiestos, como las críticas, no van a misa.
También me gustaría –y esta declaración hace suya el manifiesto de la CET- que toda esa energía desatada para forjar una república se pusiera al servicio de la lucha social, con o sin república. Y es que frentes para luchar con todas nuestras fuerzas hay muchos, como pueden confirmar, tristemente, las familias de los 4.500 dependientes fallecidos sin que jamás les llegara la tan prometida ayuda.
Finalizo diciendo que también me gustaría que se acabara ya con tanto miedo a decir las cosas por su nombre, a tomar partido, a mostrar un posicionamiento. La autocensura solo conduce a la mediocridad por falta de aire fresco en las ideas, pero eso ya merece otro artículo.

Ángel Juárez Almendros
Presidente
Red Internacional de Escritores por la Tierra
Mare Terra Fundació Mediterrània
Coordinadora d’Entitats de Tarragona

Manifiesto de la CET a favor de desescalar la tensión en Catalunya

REUNIÓ SEGURETAT I MANIFESTLa junta directiva de la CET, ante los graves acontecimientos que vive Catalunya y el retroceso de derechos civiles, aprobó ayer por unanimidad el siguiente manifiesto:

“La Coordinadora de Entidades de Tarragona, como movimiento vecinal y de la sociedad civil que aglutina más de un centenar de entidades del tejido social, hace un llamamiento a los electos, los agentes socioeconómicos, a la ciudadanía y muy especialmente a los partidos políticos para que ayuden a desescalar la tensión y favorecer el diálogo y la búsqueda de soluciones.
LA CET reclama a los gobernantes que estén a la altura de las circunstancias y no repitan actitudes que fortalecen la tensión.
También insta a todos los partidos políticos a actuar a favor de la convivencia en lugar de hacer declaraciones incendiarias, encerrarse en una burbuja o ponerse de lado. Los políticos deben hacer política y, si no quieren, no pueden o no saben, deben dimitir y dejar paso a otras personas con más voluntad.
En cuanto a los disturbios sufridos estos últimos días en Catalunya y también en Tarragona, son de tal complejidad y diversidad que la CET no puede entrar en el fondo de la cuestión hasta que no haya la perspectiva suficiente para interpretar la situación.
Con todo, la CET reclama que las protestas no conlleven daños personales e insta a los manifestantes a volver a la vía pacífica, al tiempo que reclama a todas las fuerzas de seguridad el cumplimiento escrupuloso del protocolo de contención de multitudes y evite abusos como los que se han visto y han recogido medios internacionales estos días.
La CET también muestra su preocupación por el retroceso de derechos públicos que han costado muchos años de lucha conseguir, como el derecho de manifestación, de reunión y de expresión y considera que hay que modernizar el Código Penal.
La CET entiende la frustración de muchos jóvenes que salen a la calle estos días, pero no que la canalicen con disturbios y destrozos.
Finalmente, anima a todos a reivindicar y protestar pacíficamente, también, por la justicia social, la sanidad pública, una educación pública de calidad y, en definitiva, a mejorar juntos la sociedad, ahora demasiado llena de desigualdades e injusticias.

Tarragona, a 22 de octubre del 2019″.