Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET)

Únete a Nosotros - Adhesiones!

General


La RIET ha realizado 7 encuentros en diferentes países y ya somos más de 800 miembros en todo el mundo. ¡Únete a nosotros!

Los dientes en la práctica cultural y ceremonia indígena

dientes las culturas indígenas se han utilizado variados iconos dedicados a los cultos ceremoniales, es así el caso del uso de plumas, huesos, dientes y hasta ojos de animales o reptiles.

La práctica de las mutilaciones dentarias como muestra de jerarquía, representación mágica o de belleza, y en la cultura funeraria, ha sido muy variada. Es así como algunos grupos indígenas centroamericanos como los Sayate Tchekar del área chincha-atacameña, de Vilama, los de Tocaryi cerca del Potosí, quitaban los dientes anteriores a sus difuntos para que el alma tuviera un lugar por donde escapar del cuerpo.

También han sido usadas las mutilaciones dentarias en ceremoniales referentes a ritos de paso de la pubertad en jóvenes de ambos sexos (Aguirre, 1990). Los indios guaimíes de Panamá y los huancavilcas de Ecuador tenían la costumbre de romper el canino superior izquierdo a los jóvenes al llegar a la pubertad para demostrar que estaban en disposición de contraer matrimonio.

Así también los koradje’s, grupo étnico minoritario de Nueva Gales del Sur, cortan las encías con un trozo de hueso agudizado y hacen saltar un incisivo (Reverte Coma, 2001).

Otra forma de extracción de los incisivos se realizaba por lo general apoyando una tablilla sobre el diente que se quería extraer, dándole un golpe seco con una piedra. Algunos grupos étnicos como los de Bantú (grupo indígena que ocupaba los márgenes del Río Congo, Angola y Zaire) realizaban este rito durante lo que llamaban “Fiesta de los dientes” o Vahiva (Reverte Coma, 2001).

También grupos como son los guaimíes indígenas, chiriquí y veraguas en el occidente del Istmo de Panamá, liman sus dientes en punta como señal de belleza, lo mismo ocurre en África Central, en donde es práctica generalizada entre los tumba, okanda, kaba y yenyé (Reverte Coma, 2001).

Otra práctica ceremonial de embellecimiento ha sido la incrustación en los incisivos de fragmentos de turquesas, obsidiana, esmeraldas y otras piedras preciosas o semipreciosas (Becker, 1973) y a veces alambre de oro que se entrelazaba entre los dientes en señal de poder como lo hacían algunos grupos étnicos de Ecuador como los huarorani y los shuar y grupos mayas como los xiximas y tepehuanes de México (Tiesler, 2001).

Existen dos teorías referentes al método usado para crear las modificaciones directas en el hueso, una era la talla de la pieza dentaria con piedras y el otro método era a través de un arco que funcionaba como un taladro utilizado para realizar los desgastes.

Texto de Lilian Uribe publicado en Letralia. Tierra de letras
Lilian Uribe es poeta, ensayista, novelista y guionista chilena (Santiago)

De los medios de comunicación del consenso a los del conflicto

Declina el interés por las noticias impresas o televisivas. Las encuestas revelan que el público prefiere las noticias online.

social-media-1989152_960_720En los siglos XIX y XX el modo de pensar de la sociedad tendía a ser moldeado por los grandes medios de comunicación: los medios impresos, la radio y la televisión. Todo indica que esa era terminó. Trump fue electo atacando a los grandes medios de los Estados Unidos. Solo la Fox lo apoyó. Los principales vehículos mediáticos de Gran Bretaña se opusieron al Brexit. Aun así, la mayoría de los electores votó a su favor. Bolsonaro hizo su campaña presidencial con una ausencia casi total de los grandes medios. Criticó sus principales vehículos y aun así fue electo. ¿Qué es lo nuevo?

Lo nuevo son las redes digitales, las nuevas tecnologías al alcance de la mano. Esas redes desplazan la noticia de los grandes medios hacia las computadoras y los teléfonos inteligentes. Tienen el mérito de democratizar la información al romper la barrera ideológica que evitaba las opiniones contrarias a la línea editorial del vehículo.

Sin embargo, pulverizan la noticia. Lo que la televisión considera una información importante no merece destaque en la comunicación interpersonalizada de Internet. El receptor corre el riesgo de perder o no adquirir criterios de valoración de las noticias. Puede ser que le resulte más importante saber que su colega tiene una nueva enamorada que enterarse del golpe de estado en el país vecino o de la nueva ley que regula el tránsito en su barrio.

Esa información individualizada, aunque es más cómoda, prêt-à-porter, tiende a evitar lo contradictorio. Cada interesado se aísla en el seno de su tribu de Whatsapp, Twitter, Facebook, Instagram, YouTube, Telegram, los servicios de mensajería de Google y de Periscope. No existe interacción dialógica. No interesa lo que dicen las tribus vecinas, potenciales enemigas. Lo que transmiten no merece crédito. La única verdad es la que circula en la tribu con la que el internauta se identifica. Aunque esa “verdad” sea fake news, mentira desvergonzada, farsa. Para el internauta, solo un dialecto tiene sentido. Desprovisto de visión coyuntural, se aferra a lo que propalan sus socios como quien recibe un oráculo divino.

Querer cambiarle el foco es como haber intentado convencer a los aztecas contemporáneos de Cortés de que el sol saldría por el horizonte aunque ellos no despertaran de madrugada para celebrar los ritos capaces de encenderlo. Sin dudas no se habrían atrevido a correr el riesgo de ver el día sumergido en la oscuridad.

Se trata de la privatización de la noticia. Esa selectividad individualizada hace que el internauta se encierre con su tribu en una fortaleza virtual dotada de agresivas armas de defensa y ataque. Si le llega la versión emitida por la tribu enemiga, será inmediatamente repelida, eliminada o respondida con una batería de improperios y ofensas. Es deber de su tribu diseminar a gran escala la única verdad admisible, aunque carezca de fundamento, como la teoría del terraplanismo.

Los efectos de esa atomización de las comunicaciones virtuales son deletéreos: pérdida de la visión de conjunto; descrédito de los métodos científicos; indiferencia ante el conocimiento históricamente acumulado; y, sobre todo, total desprecio por los principios éticos. Cualquiera que se exprese en un lenguaje que no coincida con el de la tribu merece ser atacado, injuriado, difamado y ridiculizado.

¿Qué hacer ante esta nueva situación? ¿Desconectarse? Eso equivaldría a imitar a la tortuga que mete la cabeza dentro del carapacho y se cree invisible. La salida debe ser ética. Lo que implica tolerancia y no contestar en el mismo tono. Como indica Jesús, “no echar perlas delante de los cerdos” (Mateo 7,6). Dejar que se revuelquen en el fango, pero sin ofenderlos.

La vida es demasiado corta para gastar el tiempo en guerras virtuales. En cuanto a mí, prefiero ignorar los ataques y actuar propositivamente. Sobre todo, no cambiar la sociabilidad real por la conflictividad virtual. Y mucho menos los libros por memes y zapps que nada le aportan ni a mi cultura ni a mi espiritualidad.interaction-1233873_960_720

Este artículo de Frei Betto se ha publicado en Cuba Debate

Conocido como Frei Betto. Fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 60 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso. En dos acasiones- en 1985 y en el 2005- fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores. Asesor de movimientos sociales, de las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 50 años. Es el autor del libro «Fidel y la Religión».

XXV Premis Ones Mediterrània, ¡¡¡¡25 años de emociones!!!’

El vídeo inaugural de los XXV Premis Ones Mediterrània resume el espíritu del evento

Ángel Juárez: “No tenemos miedo de la utopía ni a reclamar lo que ahora parece imposible

Mare Terra Fundació Mediterrània celebró el 7 de junio los XXV Premis Ones Mediterrània en el Teatro Metropol de Tarragona, en el que se hizo acto de entrega de once galardones en un teatro lleno hasta la bandera, con la asistencia de más de 40 autoridades. Este es el discurso leído por el periodista Adrià Muñoz en nombre del presidente de la Fundació, Àngel Juárez.

Bona nit, amigas y amigos. Os doy la bienvenida a mi casa, que es la vuestra, en esta nueva edición de los Premis Ones Mediterrània…que ya es la número 25. Se dice pronto y es verdad que ha pasado en un suspiro, pero 25 años son una cifra de aquellas cargadas de simbolismo. Dicho de otro modo: hoy cumplen todo un cuarto de siglo .
Sí que ha habido muchos cambios desde que empezamos. Por aquel entonces, por ejemplo, no peinaba canas, pero créanme: sigo igual de inconformista que entonces. Es, justamente, el inconformismo lo que inspiró estos premios y siguen siendo lo que los alimenta.
No tenemos miedo a la utopía ni a reclamar lo que ahora parece imposible. Ya dicen que para recorrer a pie un camino de mil kilómetros, lo más difícil y lo más importante de todo es dar el primer paso. Este gesto ya lo dimos y, poquito a poquito, seguimos avanzado en la reivindicación de una sociedad más justa y solidaria, radicalmente a favor de los derechos humanos y también que cuide y proteja nuestro medio ambiente, cada vez más frágil por culpa de nosotros mismos.
Pedimos y seguiremos pidiendo un Tribunal Internacional de los Derechos Humanos y el Medio Ambiente y lo reivindicamos una vez más desde este teatro, obra del modernista Jujol, discípulo del genial Antoni Gaudí Josep y desde esta ciudad, que como saben es Patrimonio de la Humanidad.
Porque .. .qué mayor patrimonio que reivindicar, defender y proteger los valores que nos hacen realmente humanos y no cerrar los ojos ante infancia esclavizada, trabajadores cada vez más pobres y más precarios; muertes en el Mediterráneo y cada vez más desigualdades.
Esto no va de izquierdas ni derechas, ni ricos ni pobres, ni de colores políticos. Va, sencillamente, de personas que han ganado a pulso ese título que nos separa de los animales.
Esta noche es una fiesta para todos ellos y para recordarnos a nosotros mismos que siempre podemos ser mejores, que jamás debemos renunciar a nuestros sueños ni rendirnos a la mediocridad. Esta gala del cuarto de siglo es para aportar calidez a esas personas valientes, inconformistas y solidarias que se niegan a ensuciar su mirada. Es para premiar su labor, muchas veces callada y que sientan que no están solos en la lucha que desempeñan.
FOTO FAMILIA
Este es el pequeño granito de arena que aporta Mediterrània, la fundación que tengo el honor de presidir y que os pedimos a todos, amigos y amigas, que también aportéis.
Permitidme saludar al Padre Patera, que ayuda desinteresadamente a quien le pide auxilio sin mirar quien es; a Bosco Centeno, que asiste en representación del ex ministro de Cultura de Nicaragua, Ernesto Cardenal o a Luis Gonzalo Segura, denunciante incansable de la corrupción.
Permitidme también saludar a los premiados, especialmente, a Irene Villa, por demostrar una vez más su fuerza de voluntad. Irene ha pasado por varias operaciones hace muy poquito, pero no ha querido perderse esta noche tan especial.
Buenas noches también a la periodista mexicana Lydia Cacho, que ha viajado desde su país para recibir este premio que le entregaremos hoy, el reconocimiento Mediterráneo-Atlántico por su coraje y valentía a la hora de denunciar tramas corruptas pese a quien pese.
Tenemos a otra periodista valiente, Raquel Ejerique, del diario.es, a la que tampoco le tiembla el pulso a la hora de investigar y publicar historias que algunos quisieran que jamás salieran a la luz.
¿Sabéis? Estos Premis Ones están llenos de mujeres porque también es nuestro modo de decirle al mundo que ya está bien de que sean invisibles y de tanto machismo. Es otro paso más en este camino de mil kilómetros.
Es un honor saludar también a Mayte Parejo y a Victoria Bernabeu, dos abogadas de The Guernica Group que luchan contra atrocidades inhumanas como las torturas masivas de Siria o la matanza de jesuitas en El Salvador. Este despacho internacional también procura prevenir futuras vulneraciones mediante reformas institucionales.
Otra mujer con mucho coraje es la veterinaria, ganadera, poeta y feminista María Sánchez, una persona que vive con los pies y el corazón en la tierra y que demuestra en su día a día que el campo también es un mundo femenino.
Buenas noches también a María José Parejo y a los amigos del Bosque Habitado; a la alcaldesa de Cambrils, Camí Mendoza y a los amigos mexicanos de Verde Balam, especialmente Víctor Aguilar, con quien mantengo una fuerte amistad desde hace años.
Un saludo también a los premiados de la Unidad Agrícola de BASF, por aplicar la innovación y la ciencia a favor de una agricultura más sostenible y un abrazo fuerte a los amigos de Tarraco Viva, que año tras año nos devuelven un poco del antiguo esplendor romano de esta ciudad.
Lo decíamos al empezar, sed bienvenidos a esta gala de nuestros 25 años y felicidades a todos.
Permitidme que acabe estas palabras de bienvenida a esta gala con un poema mío. Es, de hecho, el espíritu de estos premios que espero que disfrutéis:

“Cuando se legaliza la injusticia,
la resistencia es un deber
y denunciarla una obligación”
Larga vida a los Premis Ones Mediterrània ¡!!!!!!