Red Internacional de Escritores por la Tierra (RIET)

Únete a Nosotros - Adhesiones!

Sostenibilidad


La RIET ha realizado 7 encuentros en diferentes países y ya somos más de 800 miembros en todo el mundo. ¡Únete a nosotros!

Estamos en bancarrota ecológica

cartell_one_world

¿Sabe usted que es el Earth Overshoot Day? Si no lo sabe le recomiendo leer hasta el final este artículo porque está relacionado con los medios de vida del planeta Tierra en donde habitamos usted y yo, caso contrario, si usted vive en otro planeta seguramente no le interesará la siguiente información:

El Earth Overshoot Day, es un sistema de contabilidad de la huella ecológica, se hace un monitoreo permanente para conocer como la especie humana administra los recursos naturales que le corresponden por cada año, lastimosamente se ha encontrado que somos incapaces de consumir de forma racional los recursos y por el contrario se registra una conducta desproporcionada que dilapida, derrocha y hasta se ensaña con sus medios de vida.

ESTAMOS CONSUMIENDO EL EQUIVALENTE A DOS PLANETAS

Desde que se comenzó a medir la huella ecológica y principalmente en los últimos 20 años el consumismo injustificado se ha incrementado, nos reproducimos como población mundial sin control y demandamos cada vez más recursos naturales alterando el equilibrio de nuestros ecosistemas, irrespetando el tiempo que precisan para regenerarse, hay una sobre explotación de los recursos terrestres y marítimos, como si fuésemos una plaga voraz (posiblemente lo somos) vamos arrasando con todo lo que se pone a nuestro paso, terminamos con los recursos de un territorio y migramos a otro en busca de más, en palabras más claras, estamos acabando con la naturaleza consumiendo el equivalente a casi dos planetas y solo tenemos uno.

Así, los recursos naturales que nos correspondían para el año 2019 los acabamos en tan solo 7 meses, pese a que eran recursos suficientes que debíamos consumir de forma racional en 12 meses, sin embargo el 29 de julio del 2019 ya no teníamos nada, es como si a usted le pagan hoy su salario y de forma irresponsable lo derrocha y se queda con los bolsillos vacíos para comprar los alimentos del siguiente día, esto quiere decir que a partir del 29 de julio del 2019 comenzamos a consumir los recursos del presente año 2020, pasamos a vivir de fiado, estamos sobregirados y en bancarrota ecológica, lo peor de todo es que cada año consumimos más y no solo porque la población mundial crece sino por el irresponsable comportamiento humano que es incapaz de vivir en armonía con la naturaleza, beneficiándose de ella pero respetando sus límites. Leer más →

De la distopía a la utopía

Utopía

Dicen muchas voces, con acierto, que no debemos volver a la normalidad pues la normalidad es injusta y destructiva. Desde el punto de vista agrícola y alimentario, lo corriente, habitual y mayoritario en los países industrializados es, además de injusto y destructivo, distópico. Pero parece que lo ignoramos. Al menos durante varios decenios buena parte de la población mundial nos alimentamos a partir de sistemas agroalimentarios disfuncionales que muchos autores de novela fantástica o catastrofista ni siquiera podrían imaginar.

Porque es muy loco capturar pescado en Alaska, mandarlo a la China para su procesamiento y venderlo en EE.UU. fileteado y listo para freír. Porque es muy loco deforestar el Amazonas para cultivar soja que se mandará a España donde con ella engordaremos lechones traídos de Dinamarca para acabar exportando lomo embuchado a la Conchinchina. Porque es muy loco comer naranjas en verano y tomates en invierno, porque es muy loco comer carne tres veces al día; porque hasta la alimentación de los astronautas con sus alimentos hiperenergéticos parece más sensata que encontrarse en el supermercado envases de plástico con gajos de mandarina peladitos y listos para degustar. Como un self service, añadan ustedes mismos otros muchos ejemplos que incrementarán una lista de disparates responsables del hambre en medio mundo y la obesidad en el otro, de la extinción del oficio campesino, de la deportación rural al medio urbano y del calentamiento de todo un planeta. Y, con sus monocultivos invadiendo todo centímetro de tierra cultivable, responsables también de la pandemia vírica actual, como muy bien advertían estudios publicados hace más de diez años.

No parece, de momento, que la cordura alimentaria llegue a la mente de nuestras administraciones. La crisis sanitaria actual está adoptando una serie de medidas que parece quieren reforzar este modelo distópico y disfuncional. Más de 500 organizaciones de todo el estado han denunciado, por ejemplo, que no tiene ninguna lógica que se cierren los mercados no sedentarios por la emergencia sanitaria. Como bien se sabe, la mayoría de estos mercados campesinos se suelen celebrar al aire libre, en espacios abiertos, muy diferente a los espacios cerrados de las grandes superficies. Como tampoco puede entenderse, a no ser que el urbanocentrismo haya reseteado por completo nuestras mentes, la prohibición de acudir a cuidar del huerto de autoconsumo, una práctica que, con unos requisitos mínimos, solo puede favorecer a la salud de las personas afortunadas (y visionarias) de estos espacios de vida y biodiversidad. Más que nunca ahora es importante favorecer una alimentación de proximidad, fresca, ecológica, que distribuida por cada célula de nuestro cuerpo nos fortalezca y entregue salud.

Pero pareciera, si creyera en las teorías conspiratorias, que todo está pensado para rematar lo poco que nos queda de vidas autónomas o comunitarias. Que llegará el día que se decrete, por el bien común, la expropiación de todos los huertos y tierras cultivables para entregarlas a las multinacionales. Que por la seguridad nacional se prohibirán para siempre todas las fórmulas de venta directa. De forma que gracias a la eficiencia, nunca en entredicho, de las multinacionales nos llegará a cada casa, una vez al día, un señor de Amazon con un paquete de Mercadona. Con tres barritas nutritivas: desayuno, comida y cena.

gustavo_duch

 

Gustavo Duch

Miembro de la Red Internacional de Escritores por la Tierra
Escritor y activista

Petróleo detrás de casa

Cerca de mi casa, en la misma Barcelona, se ha descubierto ¡petróleo! En una de las obras en mi barrio han brotado pequeños regueros negros y aceitosos que, efectivamente, demuestran la existencia de petróleo.

De momento muy poca gente lo sabe, aunque me consta que algunos jubilados lo sospechan. Yo lo descubrí por la noche, sacando a pasear a la perra. Junto a las excavadoras y grúas vi a un grupo de personas todas vestidas con monos blancos.

Molino con sombra en el agua

No quiero ser alarmista, pero he conseguido informes de la compañía extractora donde dicen que el petróleo es de buena calidad y fácil de extraer. También explican que el 80% de mi barrio y el 50% del barrio colindante van a ser desalojados, y argumentan que “por interés general, en un momento de crisis energética, la ciudadanía entenderá perfectamente que desalojemos a 150.000 familias y se cierren tres hospitales y 26 escuelas e institutos”. Añaden que “será importante prever todas las consecuencias ambientales que supondrá la extracción del petróleo, pero se dispone de las técnicas más avanzadas y sostenibles…”.

Y así empezó un artículo mío de enero del 2010 con el que quería advertir sobre la injusticia de los avances de las petroleras en países del Sur, sostenidas con la excusa de generar empleo y riqueza. Con esos mismos pretextos, nuestro mundo rural es el patio trasero, donde se ubican las centrales nucleares, los vertederos, los polígonos petroquímicos…

Diez años después retomo dicho escrito -lo que ahora se llamaría un ‘fake’- para advertir de que el acoso al medio rural sigue más vivo que nunca. Tanto se han repetido los mensajes de la “España Vacía” que parece que cualquier cosa es válida para volver a rellenarla. El crecimiento de las macrogranjas de cerdos da buena cuenta de ello.

Poca población y zonas empobrecidas -aunque ricas en recursos- son los ingredientes perfectos para la implementación de proyectos con muy pocos beneficiarios. Y eso ocurrió también hace diez años con el ‘boom’ de parques eólicos en nuestro territorio, y está ocurriendo de nuevo. Las grandes compañías energéticas y sus comisionistas andan localizando terrenos para nuevos parques eólicos, varios de ellos en el altiplano de La Segarra.

Es evidente que debemos transitar a nuevas fórmulas de generación de energía, dejando atrás las fósiles y aprovechando recursos limpios como el viento, pero no podemos replicar las fórmulas actuales, centralizadas, privatizadas y en manos de los oligopolios energéticos. En Europa, y también en Catalunya, como el proyecto ‘Viure de l’Aire en Pujalt’, son muchos los ejemplos de aerogeneradores gestionados por la población, con fórmulas verdaderamente democráticas donde los beneficios son transparentes y socializados, y donde el propio territorio tiene conocimiento, mesura y amor para compatibilizar molinos con naturaleza.

Presión a las administraciones y contraproponer estos modelos de propiedad compartida puede ser la mejor manera de evitar una nueva invasión rural cuyo color, aunque la llamen verde, es el negro capitalista.

Gustavo Duch

Miembro de la RIET
Escritor
Texto publicado en El Periódico de Catalunya, el 31/01/20

 

Pobreza y muerte por cambio climático (por César Quintanilla)

Las noticias más recientes relacionadas al Cambio Climático preocupan, las proyecciones de temperaturas a 2050 ya se cumplieron en 2019 y los avances en la toma de decisiones para enfrentarlo se mueven a vuelta de rueda, en el mes de junio en el marco del lanzamiento internacional de mi libro educativo “Descubre La Verdad Sobre El Cambio Climático” suscitado en la ciudad de Bonn Alemania, sentí en carne propia las abrazadoras temperaturas tempranas que afectaron a Europa, los residentes de la ciudad comentaban que no era normal que en esas fechas se estuvieran registrando tales temperaturas, sin sospechar que el mes siguiente las temperaturas altas iban a batir todos los records existentes cobrando la vida de centenares de niños y adultos mayores en Francia, Países Bajos y con impacto también en el continente asiático, matando en tan solo una semana a 57 ciudadanos japoneses y dejando a más de 18 mil hospitalizados por los efectos de golpes de calor, la ola cálida llego a Groenlandia y aquí el hielo comenzó a derretirse como margarina en metal caliente y por día se tienen registros hasta de 11 mil millones de toneladas de hielo derretido, agua dulce, reserva eterna de nuestro planeta que se mezcló con agua salada en nuestros mares. Después de las altas temperaturas otro fenómeno extremo se presentó 2 meses después, en España en el presente mes de septiembre sufrieron la Gota Fría, un temporal de varios días que dejo lluvias históricas que inundaron muchas regiones.

climate-change-2254711_1280Imagen: Pixabay.com

Australia reporta una noticia de impacto, las autoridades hicieron el anuncio oficial del desaparecimiento de la faz de la Tierra por Cambio Climático del primer mamífero, es la Rata Cola de Mosaico que le dijo adiós a nuestro planeta mientras otras especies de la flora y fauna tienen los días contados por cortesía de la mano del hombre y su irresponsable trato hacia la naturaleza. Pero mientras esto sucedía en Australia, la comunidad científica expresaba su luto colocando en territorio Islandés una placa conmemorativa al desaparecimiento del primer glaciar.

Leer más →

Misiones y petróleo en Ecuador

Mientras dios entraba, el monstruo de las petroleras ya está viviendo entre la selva.

La segunda Guerra Mundial no mato al aviador estadounidense Nate Saint, pero si los indígenas Waoranies de la amazonia Ecuatoriana. Este evento lo convertiría a él y a cuatro hombres más en el símbolo más inspirador para los evangélicos-cristianos norteamericanos. La noticia de sus muertes inundo la prensa y fortaleció el argumento de los EEUU de invertir dinero en las misiones en todo el mundo.

DSC_8587
Leer más →